¿Quién soy? ¿Cómo puedo conocerme en realidad ?

Por: Daniela Cruz

Hoy en día es muy difícil descifrar quienes somos ya que aparentamos ser algo que desconocemos, es decir que solo somos una pantalla y nos da miedo salir de nuestra zona de confort, todos tenemos la capacidad de ser diferente y comunicarnos de muchas formas para expresar lo que pensamos y lo que hacemos a través de gestos y miradas.

La educación que hemos recibido junto con los principios morales que nos han inculcado nuestros padres para ser mejor persona cada día.

Una vez hecho lo anterior, pasaremos a reconocer, sin sentirnos culpables, que existen relaciones que nos hacen sentir bien y pueden durar mucho e incluso toda la vida otras que agotan, desgastan o nos hacen sentir mal, después proponernos a cambiar nosotros mismos antes de querer cambiar a los demás.

Relaciones personales:

Para relacionarnos, hay que revisar algo muy importante: el valor que nos damos a nosotros mismos, que tanto nos queremos, el respeto con el que tratamos a nuestra persona y todo aquello que forma parte de la confianza que nos tenemos. La manera en que nos relacionamos y comportamos con quienes nos rodean, depende de cómo somos, de cómo nos sentimos y de las experiencias que hemos tenido a lo largo de la vida, esto es algo que siempre llevamos con nosotros

Cuando nos relacionamos con los demás, esperamos dar pero también recibir; escuchar y ser escuchados, comprender y ser comprendidos. Sin embargo, tener y mantener buenas relaciones es un proceso muy difícil, no siempre lo logramos aunque queremos a las personas o aunque ellas nos quieran.
Dar y recibir requiere seguridad y claridad de quienes somos. Las dificultades están casi siempre relacionadas con la falta de valoración y apreciación que tenemos nosotros mismos, o bien con que no hemos aprendido a ver las cosas como “el otro” las ve y a respetar su punto de vista.

A veces pensamos que hemos aceptado todo de nosotros mismos, pero cuando nos miramos con honestidad y sin miedo, reconoceremos, por ejemplo, que alguna parte de nuestro cuerpo no nos gusta; que somos enojones, rencorosos y en ocasiones hasta agresivos; que sentimos envidia y que nos molesta que a los demás les vaya bien Pero también muchas personas son todo lo contrario ya que saben valorar lo que tienen y no le desean el mal a nadie por mas que no se lleve con esa persona.

La aceptación y reconocimiento de nosotros mismos, permite la superación de actitudes negativas tales como el egoísmo, la falta de respeto, etc. Este proceso personal facilita también la relación con otras personas, es decir, la aceptación de los demás con sus virtudes y defectos permite que surja la confianza en nosotros mismos y en los demás.

Uno de los aspectos más importantes de las relaciones entre las personas, es la comunicación, ya que a través de ella logramos intercambiar ideas y experiencias; trasmitir sentimientos, actitudes y conocernos mejor. La comunicación es un proceso que nos permite expresarnos y saber mas de nosotros mismos, de los demás y del medio en que vivimos. Los seres humanos no podemos vivir sin comunicarnos y en toda comunicación se desarrolla un tipo de relación entre dos o más personas.

En la familia y en el transcurso de la vida, vamos cambiando nuestras formas de comunicarnos, si nos desarrollamos en un ambiente donde existe violencia podemos aprender a relacionarnos y comunicarnos con miedo y agresión, pero si el ambiente es cálido y respetuoso podemos sentirnos mas libres para decidir lo que pensamos y sentimos.

En cada grupo al que pertenecemos desarrollamos una forma “especial” de comunicarnos, es decir, tenemos maneras particulares de expresarnos según el grupo. En una familia pueden hablarse de “usted” con sentido se respeto y de tradición, pero con cercanía y relaciones cálidas, mientras que quizá en otra, aunque se hablen de “tu” puede existir mucha distancia e indiferencia y ser un poco afectuosos.

En el grupo de amigos casi siempre se comparte ciertos intereses, lo que nos permite tener mas confianza hacia otros, intercambiar nuestras ideas identificarnos, etc. A veces los amigos representan a los hermanos que hubiéramos querido tener, con ellos establecemos lazos profundos de afecto que nos mantiene unidos por un largo tiempo, y desarrollamos un tipo de comunicación diferente al de nuestra familia,

Un ejemplo muy importante es que les confiamos nuestros secretos, nos ponemos “apodos” o sobrenombres, tenemos ciertas claves para hacer determinadas cosas y sabemos cómo se siente un amigo solo con ver la expresión en su cara

Con la pareja, la relación que desarrollamos puede ser totalmente diferente a la que tenemos con la familia y los amigos, por ejemplo, nuestra comunicación sobre toso al principio, también es muy distinta; tratamos de hacer tono de voz amable y suave, la expresión de los ojos es dulce o penetrante, nuestros movimientos corporales pueden decir que queremos una mayor cercanía física: con todo esto estamos comunicando que queremos estar con esa persona, conocerla y que estamos muy motivados por iniciar una relación.

Muchas veces nuestra manera de ser, es de acuerdo a nuestra familia por tal motivo en este tema de “quien soy” hablamos de la familia y nosotros como jóvenes podemos ver que existen muchos tipos de familia, y cada uno con distintos miembros del cual cada intégrate en su grupo familiar va formando su identidad personal.

Con ayuda de nuestra familia nos vamos formando una idea de lo que somos, valemos y hacemos. Lo que valoramos de nosotros mismos se va construyendo a través de los mensajes que nos dan desde niños. Si con frecuencia nos dijeron con claridad que nos quieren, nos dieron palabras de aliento y nos enseñaron a respetarnos, nos acostumbraron a pensar acerca de nosotros mismos de manera positiva. La confianza y seguridad que nos dieron dependen del cariño, del amor y del trato que nos dieron las personas significativas y cercanas a nosotros.

Nosotros como jóvenes muchas veces cuestionamos los valores, las reglas y las normas familiares. Esto puede provocar conflictos al interior del grupo familiar, y en la medida en que nos relacionamos con nuevos grupos, nuestros valores y creencias seguramente cambiaran y cuestionaremos las mismas y otras cosas

Al menos yo como adolecente me pregunto ¿Quién soy y hacia dónde voy? Y sinceramente no he encontrado una respuesta concreta de lo que soy o voy pero creo que esto nos ayudara, ya que las personas creen muy difícil los objetivos que tiene en la vida, que prefieren irse por el camino fácil sin antes haberse arriesgado un poco para alcanzar lo que quieren. Se que no es fácil pero tampoco es imposible alcanzar los sueños que tienes y una vez que los obtengas te sentirás satisfecha de haberlo logrado y saber contestar esas preguntas ¿Quién soy y hacia dónde voy? Para conocer quiénes somos necesitamos conocer el valor que nos damos a nosotros mismos, en cómo nos relacionamos en la familia, amigos, pareja y comunidad

Bibliografía:
Borja Gloria. (1998).Comunicación y relaciones interpersonales. Secretaria De Educación Pública
Acevedo Pilar (1998).Violencia. Secretaria De Educación Pública.
Gómez Neftalí. (1998). Familia y relaciones familiares. Secretaria de Educación Pública
Gutiérrez Juan. (1998). Juventud. Secretaria De Educación Pública.
Atraco Ma. Del Carmen. (1998). Pareja. Secretaria de Educación Pública

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s